Maniobra de Hamilton | Sueños de una mamá despierta

Maniobra de Hamilton

jueves, 16 de febrero de 2017



No tenía pensado escribir de este tema, pero al ver que la han querido practicar conmigo he sentido la necesidad de explicar a otras madres en qué consiste para que, si les llega a pasar, puedan decidir.

El miércoles tenía cita en el hospital para la revisión de la semana 41, después de los monitores (todo estaba bien, ninguna contracción y latido perfecto), pasé a la consulta, el ginecólogo me pidió que me desvistiera de cintura para abajo (inocente de mí, pensé que sería para mirar dilatación y borrado del cuello uterino, error, tampoco hace falta) y que me iban a hacer una ecografía y mirar cómo iba todo. Me hicieron la ecografía y todo estaba bien, cuando el ginecólogo se dispuso a "mirar" abajo, me dijo "vamos a ver si conseguimos que llegue el parto", yo inmediatamente sabía a qué se refería, sabía que quería hacer la Maniobra de Hamilton, pero porque yo estaba informada de antes, él no me explicó nada, sólo dijo eso. Obviamente me negué (más abajo explicaré por qué), dije que yo no quería la maniobra de Hamilton, por lo que me dijo "pues entonces vístete", me quedé un poco con cara de tonta (sí, así suelen tratar a la embarazadas, como si fuéramos tontas y no pudieramos decidir por nosotras mismas). Desde que entré a la consulta tenía claro que iba a hacer esta maniobra, por eso me pidió que me desvistiera, sin haber hecho la ecografía, sin saber si todo iba bien, daba la sensación que lo hacía por protocolo, ya que se ve que la semana 41 le debe parecer muy tarde a él.

Primero de todo hay que saber que esta maniobra se tiene que hacer con consentimiendo de la mujer embarazada, y para poder dar su consentimiento deben informar de qué van a hacer y los riesgos que tiene (esto se lo saltaron conmigo, y con muchas madres más que cuentan cómo les hicieron un tacto muy doloroso y después sangraron, y no sabían lo que les habían hecho, simplemente les decían que era normal sangrar).

La maniobra de Hamilton se considera un método de inducción (los métodos de inducción sirven para provocar el parto), cuando un embarazo lleva una evolución normal no hay necesidad de inducir el parto, menos estando dentro del margen de semanas de embarazo considerado normal para parir.

En la maniobra de Hamilton se despegan las membranas de la bolsa amniótica de la base del útero, lo que en teoría produce prostaglandinas naturales que provocan las contracciones y ayudan a madurar el cuello del útero.

Esta maniobra tiene varios riesgos, puede provocar la rotura de la bolsa, al no producirse de manera natural aumenta el riesgo de sufrir infecciones. Se suele sangrar con esta maniobra, y puede llegar a causar hemorragias que podrían llevar a hacer una cesárea urgente, y contracciones más dolorosas de lo normal (ya que se está forzando al cuerpo a algo a lo que todavía no está preparado y no puede combatirlo de manera natural).

Sé que las últimas semanas de embarazo son difíciles, cansadas, que tenemos muchas ganas de ver a nuestros pequeños, pero forzar mediante un método de inducción (que no está demostrada su eficacia) un parto puede tener consecuencias muy desagradables.

Si ves que se va acercando una inducción medicalizada, que no quieres, por los riesgos que tienen también, y te apetece probar esta maniobra, adelante, pero consciente de lo que haces, sabiendo en qué consiste y sus riesgos.

Preguntad siempre qué os quieran explorar qué os van a hacer, debéis estar informadas en todo  momento de lo qué van a hacer con vuestro cuerpo, y recordad que realizar esta maniobra sin vuestro consentimiento es ilegal, quejaros si lo hacen, quejaros si lo intentan. Yo de momento he escrito a "El parto es nuestro" y al Hospital donde ha ocurrido, a ver cómo se van desarrollando las cosas.

Como dicen en "El parto es nuestro", ¡No os bajéis las bragas!, no es necesario.

¿Conociáis esta maniobra? ¿os la han practicado? ¿con vuestro permiso o sin deciros lo que iban a hacer?

Gracias por leerme, una mamá despierta.


OTRAS ENTRADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

MIEDOS EN EL EMBARAZO.

GATOS Y TOXOPLASMOSIS.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS