LA TRACA FINAL: CRISIS DE LACTANCIA DE LOS DOS AÑOS | Sueños de una mamá despierta

LA TRACA FINAL: CRISIS DE LACTANCIA DE LOS DOS AÑOS

lunes, 30 de enero de 2017



Últimamente mi hija (28 meses) está muy demandante de teta, está todo el día pidiendo "tetita" y si en ese momento le dices que no puedes se enfada o se pone a llorar. Yo lo estaba achacando al embarazo y a que nota que ya llega la hermanita, que  también puede influir, pero he descubierto que no, que el motivo es más común de lo que me imaginaba y que es una crisis de lactancia.

Conocía las crisis de los primeros meses (la de las 6 semanas, la de los tres meses), pero desconocía totalmente ésta. No es tan conocida esta crisis porque no hay muchas lactancias que lleguen a los dos años, aunque cada vez se va normalizando más (o yo me muevo en un círculo donde está más normalizada, que también puede ser, porque aún sigue habiendo mucha gente que se sorprende de que dé de mamar a mi hija con 2 años, y sueltan la típica frase de "no pensaba que eras tan hippie"...).

¿En qué consiste esta crisis? Los niños en torno a los 2 años vuelven a demandar el pecho de manera continua, nerviosa, a veces exigiéndolo. Vuelven a demandar pecho como cuando eran recién nacidos, constantemente, y les cuesta aceptar un no en ese momento. Si en un momento no puedes darle, aunque le expliques los motivos, no lo entenderá. Como en mi caso, a veces para que deje ya de mamar, después de 1 hora mamando y contando que estoy embarazada y los pezones los tengo más sensibles (imaginaros 1 hora seguida mamando y que no la quiere soltar), le digo que tengo pupa y que me duele, pero se pone a llorar y dice que no duele, y esos momentos son muy difíciles, porque no quieres que llore tu hija, pero estás agotada de dar pecho también.

¿Por qué ocurre esta crisis? Sobre los dos años los bebés empiezan a ser más independientes, hacen ya más cosas ellos solos, pero también sienten inseguridades, miedo a esas cosas, es todo nuevo para ellos, por lo que la teta es su lugar seguro, es su manera de saber que todo va bien.

¿Qué hacemos? Pues tener paciencia, como en las demás crisis, suele durar unos meses, así que hay que tener bastante paciencia. También es bueno tomar tus momentos de soledad, de tranquilidad, baños relajantes. Leer experiencias de otras madres que estén pasando o hayan pasado por esta crisis también ayuda y tranquiliza bastante.

¿Conocías esta crisis? ¿la has vivido o la estás viviendo ahora?

Gracias por leerme, una mamá despierta.


OTRAS ENTRADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA.

#UnPechoMuyBonito: AMAMANTAR EN PÚBLICO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS