A contramarcha: Ni un peque más en peligro | Sueños de una mamá despierta

A contramarcha: Ni un peque más en peligro

jueves, 19 de mayo de 2016



Hace poco contactaron conmigo para ver si me unía a esta iniciativa, una campaña para concienciar a la gente de la importancia de que los niños viajen a contramarcha. Una iniciativa de Una Mamá de Otro PlanetaA Contramarcha y A Contramarcha salva vidas para darle visibilidad, ya que mucha gente no se plantea esta cuestión, simplemente piensan que después del grupo 0 los niños pasan a una silla a favor de la marcha. Yo antes de ser madre no sabía ni que existían sillas para más mayores a contramarcha, y menos aún de la importancia de éstas. Pero lo descubrí leyendo e investigando por internet, y mi hija sigue viajando a contramarcha (19 meses) y lo que le queda.

Una de las cosas con las que me topé por internet fue la historia de Gabriel, Gabriel el vikingo y la leyenda de la Olaverde, un peque que con dos años y medio de edad el coche en el que iba sufrió un accidente, quedando el peque parapléjico y falleciendo meses después. Esto se podría haber evitado con una buena información, si ese peque hubiera viajado a contramarcha, y por ello sus padres ahora luchan también por que la gente se informe y no pasen por lo que ellos pasaron y están pasando. Esto me tocó de lleno y supe que mi hija viajaría a contramarcha todo el tiempo que pueda.

Que los peques vayan en una silla a contramarcha en el coche es 5 veces más seguro que si lo hacen a favor de la marcha, la cabeza de un niño puede representar el 25% de su peso total (de un adulto suele ser un 6%), a contramarcha las fuerzas de una colisión se distribuyen por todo el cuerpo uniformemente y no se concentran en el cuello como ocurre a favor de la marcha. Como dice la DGT "las características de la cabeza, del cuello y de la columna vertebral de los niños les hace más vulnerables a sufrir lesiones graves o mortales en caso de impacto por accidente de tráfico".

Es recomendable llevarles al menos hasta los 4 años ya que hasta entonces no tienen fortalecidos los músculos del cuello.

Que una silla esté homologada no significa que sea segura, las recomendaciones de RACE no puntúan las sillas por su seguridad, se basan en aspectos como la fácil colocación, la comodidad, los tejidos. Pero si nos fijamos en seguridad sabremos que cualquier silla a contramarcha (incluso la peor de todas) es mejor que la silla más cara y más valorada a favor de la marcha.

Os dejo un vídeo que explica brevemente esto y otro sobre la experiencia de una madre que tuvo un accidente y su hija viajaba a contramarcha. 







Las sillas ACM pueden tener algunos inconvenientes como que no vemos la carita de nuestros peques (se soluciona comprando un espejito para poner en el asiento y poder verlos), que van con las piernas encogidas (a ellos no les molesta), y el dinero (aunque hay de todo, suelen tener un precio bastante alto). Pero ningún inconveniente es suficiente para no comprarlas, porque la seguridad de mi hija es lo primero, no tiene precio. 

Así que si estáis pensando en comprar una silla para vuestro peque os recomiendo que leáis, que os informéis y optéis por la que consideréis la mejor (para mí la mejor es la más segura).

Gracias por leerme, una mamá despierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS