DISONANCIA COGNITIVA | Sueños de una mamá despierta

DISONANCIA COGNITIVA

viernes, 25 de marzo de 2016



Una de las cosas que empecé a escuchar mucho cuando leía en los grupos de crianza era disonancia cognitiva, sinceramente no tenía ni idea de lo que significaba, así que como con todo lo que tengo dudas busqué información. En esta entrada trataré de explicar lo que es y poner algún ejemplo.

La disonancia cognitiva es la tensión o incomodidad que percibimos cuando mantenemos dos ideas contradictorias o incompatibles, o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos. Es decir, la sensación de pensar una cosa y hacer otra, lo que genera malestar. Ese malestar viene acompañado generalmente por sentimientos de culpa, enfado, frustración o vergüenza.

Para quitar esa sensación buscamos nueva información que justifique lo que hacemos, aunque no sea lo que realmente pensamos. Necesitamos quitarnos ese malestar interno e intentamos justificarnos. A veces nos llegamos a inventar razones para justificar nuestros actos, necesitamos quitar esa tensión de haber hecho algo incorrecto.

Leon Festinger propuso la Teoría de la disonancia cognitiva: los individuos tienen una fuerte necesidad interior que les empuja a asegurarse de que sus creencias, actitudes y conducta son coherentes entre sí. En este enlace os dejo el experimento que realizó Festinger con Carlsmith en el que se demostraba que cuando las personas realizan actos que no son acordes con sus creencias, empiezan a cambiar su opinión para justificar esos actos.

En temas de crianza suele ocurrir mucho encontrarse con gente con una fuerte disonancia cognitiva, gente que intenta justificar sus actos cuando no se les ha atacado. Por ejemplo, cuando alguien habla de los beneficios de la lactancia, no está criticando ni juzgando a las madres que dan biberón, pero siempre aparece alguna mamá que se siente ofendida, que se justifica diciendo que las madres de biberón son igual de buenas que las de pecho, que la leche de fórmula es tan buena como la leche materna, y tantas otras cosas para justificarse de un ataque que ni siquiera existe, pero lo necesitan para, como he explicado antes, quitarse esa sensación de malestar al no coincidir sus creencias con sus actos.

Decidí escribir esta entrada porque hace poquito me ha pasado con una de mis entradas, la de las guarderías, pongo captura de pantalla de lo que comentó una mamá:


1º.- Se meten con tu forma de crianza sin que tú hayas atacado la suya: "me da risa", ""cuánta fantasía tienes". Esto ocurre porque se sienten atacados al sentir ese malestar por hacer algo que está en contra de sus creencias u opiniones.
2º.- Se autojustifican: "los niños tienen que rodearse de más gente que su madre", " está muy bien atendido y le encanta rodearse de otros bebés".

Además de lo que leéis, le pregunté si de verdad pensaba que su hijo con 6 meses está mejor en una guardería de lo que lo estaría con ella, ya no contestó. Pero tengo la impresión que no lo piensa, de ahí que se haya sentido atacada y haya intentado justificar haberlo llevado a la guardería. Muchas madres tras la vuelta al trabajo tienen que dejar a sus hijos en guarderías, la gran mayoría preferiría quedarse con sus hijos en casa, pero el escaso permiso de maternidad las obliga a volver con apenas 16 semanas de sus hijos, esto las lleva a justificarse y buscar razones por las que las guarderías son buenas para los niños, incluso necesarias para ellos. Disonancia cognitiva. 

¿Te ha parecido interesante esta entrada? 

Gracias por leerme, una mamá despierta.

OTRAS ENTRADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:








No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS